lulal/ mayo 26, 2016/ marketing digital

A la hora de realizar una inversión en un plan de marketing digital,  por parte de una empresa o un profesional independiente un plan de marketing digital, es normal que surjan miles de dudas, desconocer todo este entorno como se inicia, de qué manera se comparta y cuáles son los resultados, son algunas de las preguntas que le quitan el sueño a todos y cada uno de los empresarios actuales. Es por ello que queremos  dar unas pautas básicas de cómo desarrollar un plan de marketing digital.

A la hora de plantearse crear la estrategia es fundamental tener en cuenta seis bases fundamentales, sobre las cuales se soporta el plan de marketing.

  1. La web. Es la tarjeta de presentación de la empresa donde tiene que quedar claro a qué se dedica y lo que vende. Además de la usabilidad, un diseño atractivo ayudará a retener al nuevo visitante. La principal ventaja que aporta es la posibilidad de ofrecer tus productos sin que el cliente tenga que llegar a la tienda física.
  2. El SEO (posicionamiento en buscadores). Estar bien situado en los principales buscadores, como puede ser Google, es un arma recomendable que te hace ganar visitas a la web, retenerlas más tiempo y obtener mayor ratio de compra.
  3. El blog no sólo sirve para ofrecer a tus clientes información de calidad sino que te ayuda también a posicionarte mejor en los buscadores usando palabras clave y contenidas de calidad. Es la mejor forma de obtener visitas cualificadas que podrían convertirse en clientes, con quienes puedes interactuar a través del blog.
  4. El Email Marketing te permite fidelizar a los clientes, generar confianza extra en tu empresa y dar credibilidad a tu marca. No obstante, es una herramienta que hay que utilizar de forma moderada para evitar la saturación. El Email Marketing es interesante para ofertas nuevas o promociones y nos permitirá conocer el número de personas que han abierto el correo y cuantos han hecho clic.
  5. Las redes sociales tienen como finalidad, dentro de una empresa, crear una comunidad de usuarios que sigan habitualmente nuestros contenidos y fidelizarlos. El fin de trabajar las mismas no será tanto vender productos o servicios como conseguir que nuestros seguidores participen activamente con sus perfiles y que acaben visitando nuestra web. Facebook, Youtube, Twitter, Instagram, Pinterest y Linkedin, son las redes sociales más usadas pero no paran de salir nuevas plataformas a las que unir nuestras empresas y perfiles personales como Vine o Snapchat.
  6. Los anuncios en plataformas online son otro pilar importante en cualquier estrategia de marketing online. Según el sector donde te muevas, una campaña en Adwords puede ser una buena opción. Pero para determinados sectores funcionan mejor los anuncios en redes sociales como, por ejemplo, Facebook.

Aspectos a tener en cuenta a la hora de crear la estrategia.

Una vez conocidas las principales herramientas del marketing online, el reto principal es asegurarnos su correcto funcionamientos y comprobar si el retorno de la inversión es o no el apetecible. Es aquí donde ya hacemos uso de la estrategia en la que debes seguir los pasos siguientes:

Analizar tu target.  Es un paso esencial en el desarrollo de una campaña de marketing online ya que será una guía para definir las formas y los medios en los que efectuaremos nuestra campaña. Estos se pueden segmentar en varios grupos, edad, sexo, ingresos, estilo de vida… Una vez tengamos claro a qué público debemos dirigirnos, sólo necesitaremos adaptar nuestros mensajes y las plataformas elegidas. Por ejemplo si nuestro público es joven, generalmente con pocos ingresos, tendremos que tener muy en cuenta las redes sociales, Twitter, instagram o Facebook son muy utilizadas por este segmento. Utilizar en ellas un lenguaje coloquial, cercano, y utilizarlo para crear concursos o promociones, puede ser muy útil en un sector joven y sin ingresos, no dudarán en compartir tus publicaciones y participar en tus concursos. El contenido del blog también se verá condicionado en función de dirigirnos a un segmento u otro.

Analizar la  competencia. Siempre es bueno saber qué hace tu competencia para captar clientes. Si una empresa puntera del sector tiene un blog corporativo muy seguido por el público de tu segmento, puedes intentar elaborar tu uno similar u optar por tomar alternativas contrarias a tu competencia para intentar diferenciarte de ellos. Investiga durante un tiempo a tu competencia, estudia sus palabras clave, sus estrategias de comunicación… todo esto servirá para adaptar tu estrategia de una manera u otra.

Analiza cómo es tu empresa y qué quieres transmitir. Una vez analizados tu público y tu competencia puedes pensar qué clase de marketing online quieres utilizar y podrás determinar si es conveniente o no realizar una inversión en esto. Pero antes conviene realizar un análisis interno que nos permita saber dónde estamos. Para esto podemos elaborar un análisis DAFO que nos permita conocer nuestras debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades. Gracias a esto sabremos cuales son los puntos fuertes de la empresa, las capacidades y recursos disponibles y los factores del entorno que podemos aprovechar, como nichos de mercado, además conoceremos los puntos débiles que nos afligen y los factores del entorno que pueden ser perjudiciales para nosotros.

Selecciona las herramientas adecuadas para diseñar tu estrategia. Antes de elegir entre las herramientas ya citadas, conviene responderse anteriormente a tres preguntas que nos ayudarán a decantarnos por una, otra o todas a la vez. Estas son: Cuáles son nuestras prioridades (aumentar presencia online, aumentar el tráfico de la web, incrementar las ventas…), ¿Qué presupuesto tengo para invertir en marketing online? y ¿Dispongo de los recursos adecuados para acometer estas estrategias?  A menudo es conveniente contratar estos servicios a empresas para asegurarse de ejecutar correctamente estas herramientas, un community manager o una empresa de consultoría de marketing online y posicionamiento web pueden asegurarte un buen retorno de la inversión (ROI) .

Dale valor a tus objetivos. El mejor método para medir tus resultados es el método Smart que, en español, viene a decir marcarse unos objetivos específicos que sean medibles, alcanzables, relevantes y a tiempo. Por ejemplo si el objetivo es aumentar las visitas a la web puedes medirlo usando Google analytics

Medir resultados. Una vez funcionando nuestras acciones de marketing online, es necesario someterlas a un gran control para detectar así posibles problemas y solucionarlos lo antes posible. En este paso se deben medir todas las cifras obtenidas de tus herramientas, los clics, las visitas a la web, la procedencia del tráfico, tiempo de visita en la web…La mejor manera de medir estas variables es la herramienta de medición de Google Analytics.

 

Compartir esta entrada