Un nuevo concepto en teletrabajo. El modelo híbrido de trabajo gana peso.

Un nuevo concepto en teletrabajo. El modelo híbrido de trabajo gana peso.

El 86% de los europeos ha adoptado una forma híbrida de vida y, en España, sólo el 13% de los empleados quiere volver al trabajo presencial.

 

Los modelos convencionales de vida laboral son cosa del pasado. Así de tajante es la conclusión que se extrae del estudio Hybrid Living Futures, presentado hoy por Samsung en colaboración con The Future Laboratory. En este estudio, basado en los resultados de una encuesta realizada a más de 14.000 consumidores en Europa, analiza cómo se han adaptado los europeos al aumento modelo híbrido (trabajando y conectándose con otros tanto virtualmente como en la vida real) y el impacto que el teletrabajo tendrá en el futuro de nuestros hogares y lugares de trabajo.

Por tanto, ya no hay vuelta atrás. En general, el 86% de los europeos ha adoptado una forma híbrida de vida y ya no desean volver al horario tradicional de oficina. Combinando turnos flexibles, jornadas laborales más cortas y horarios básicos está surgiendo una fuerza de trabajo más ágil para llenar el vacío que deja la jornada laboral tradicional.

Los partidarios de la flexibilidad están aprovechando para tomar el control y dictar sus propios ritmos y rutinas. Los países más contrarios para volver a la rutina anterior son Alemania, Suecia, Polonia y España donde sólo el 7%, el 11%, el 12% y el 13% de los trabajadores, respectivamente, prefieren un horario tradicional de 9:00 a 17:00 horas en lugar de la flexibilidad de la vida híbrida.

Meik Wiking, fundador y director general de The Happiness Institute, ha colaborado con Samsung para explorar el futuro de los modelos de trabajo. «A medida que la novedad y la necesidad de la flexibilidad se imponen, a pesar de sus límites poco claros e indefinidos, a la realidad del presentismo, la gente busca ayuda sobre cómo lograr un equilibrio entre la productividad y el bienestar, ya que la vida híbrida plantea su propio conjunto de desafíos”.

Los peligros de estar siempre conectado

En el caso de España, muchos españoles se encuentran cómodos en el modelo híbrido o teletrabajo. No obstante, un 19% de trabajadores reconocen tener dificultades para desconectar del trabajo en este modelo. Un 13% de ellos tiene la sensación de trabajar a todas horas y un 14%, hasta altas horas de la noche.

Por el contrario, el 45% se muestra contento al poder destinar el tiempo que ha recuperado de los desplazamientos a realizar tareas domésticas. El aumento del tiempo que se pasa en casa ha provocado que muchos trabajadores sientan que están haciendo varias tareas al mismo tiempo, y la forma más común de gestionar las exigencias laborales y domésticas es hacer malabarismos en ambos ámbitos a la vez, siendo esa la sensación para el 18% de los españoles.

Esta última cifra está por debajo de otros países como Grecia e Italia, donde el porcentaje es del 41% y 40%, respectivamente. Los datos españoles también contrastan con países como Francia y Dinamarca, donde el 36% y el 35% afirman que estas obligaciones se combinan sin problemas, algo que en el caso de España piensa un 21% de los encuestados.

Para hacer frente a las presiones de esta cultura «siempre conectada», el 57% trabajadores europeos siguen buscando formas de crear un límite entre su vida personal y profesional. En el caso de los trabajadores españoles, este porcentaje se eleva a tres cuartas partes (74%). El país en el que menos preocupa este aspecto es Reino Unido, donde solo un 46% de los empleados prefiere poner esos límites.

La tecnología como aliada

Por otro lado, las nuevas tecnologías están evolucionando para crear una conexión con sentido en un mundo físicamente desconectado. La investigación muestra que al 75% de trabajadores españoles la tecnología les ha ayudado a adaptarse a nuevas rutinas, mientras que el 63% ha dicho que les ayuda a establecer nuevos límites y a recuperar el control de sus vidas. Un 25% de los trabajadores en España programa alarmas en el móvil, por ejemplo. Otro 16% hace uso de dispositivos domésticos inteligentes como ayuda. El 10% utiliza aplicaciones de gestión del tiempo, mientras que el 13% utiliza dispositivos o aplicaciones inteligentes para gestionar su tiempo en el trabajo y en casa.

Pero a pesar de estos esfuerzos de adaptación, el 78% de los trabajadores españoles sigue buscando un mejor uso de la tecnología. La media europea es del 83%. Benjamin Braun, director de Marketing de Samsung Europa, comenta: «Estamos en un punto crítico para que las empresas hagan las cosas correctamente en un modelo híbrido. Lo que muestra este informe es que los trabajadores se sienten ahora capacitados para dar prioridad a sus propias necesidades y, a medida que el mundo sigue desbloqueándose y la gente vuelve a estar en movimiento, las empresas tienen que estar a la altura de afrontar el reto o saldrán perdiendo.

“La pandemia ha aumentado nuestra dependencia de la tecnología para realizar tareas que antes eran analógicas y, con el presentismo convertido en un concepto obsoleto. Los empresarios deben pensar detenidamente en cómo satisfacer las demandas de la vida híbrida moderna«, sostiene.

El papel fundamental de los hogares para adaptarnos al «modelo híbrido»

El informe también revela el importante papel que desempeña la tecnología en nuestros hogares para ayudarnos a adaptarnos a la vida híbrida y marcar los límites. Así, un 59% de los encuestados españoles ha realizado (o planea realizar) mejoras en su casa para facilitar la vida híbrida, frente a un 66% de europeos. Un 54% ha creado nuevos espacios en casa para marcar los límites entre el trabajo y el tiempo personal, (48% en el caso de los europeos). Por último, el 42% de los españoles ha decidido cambiar de casa y mudarse a una que se adapte mejor a esta nueva forma de vida.

Meik Wiking, director general de The Happiness Research Institute añade: «La tecnología ha ayudado a los europeos a compaginar su vida personal y profesional, y uno de cada cinco ya utiliza el IoT y los dispositivos móviles para llevar un estilo de vida híbrido, pero todavía estamos muy lejos de la mejor versión de la vida híbrida. De cara al futuro, es probable que la tecnología intervenga para beneficiar tanto nuestra salud mental como nuestra felicidad y nuestra salud física, y que los dispositivos inteligentes se conviertan en nuestros asistentes de bienestar”.

Fuente. Marketing Directo

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad